Capítulo 1: Uchiha Sasuke

1° Carta:

A la señora de Uchiha
10 de Enero de 17…
País del Fuego, Konoha…


Madre, le alegrará saber que las revueltas han terminado, que su hijo ha salido triunfador y que llevo de regreso conmigo un mensaje del gobernante del país de la Niebla. Que la aldea del Sonido ha sido destruida casi en su totalidad y que han nombrado a su hijo como: Senador, puésto, que comprenderá, me vi forzado a rechazar, ansío enteramente volver a casa. Me he enterado por lenguas sueltas que mi hermano se promete y que resultó vencedor en el frente de Occidente como líder de las tropas Anbu, que Tsunade-sama, la condesa, le ha nombrado caballero y que sus servicios han sido fundamentales para el final de esta guerra, he de decir que me siento verdaderamente orgulloso de mi hermano.
Espero madre se le haya premiado con el honor que merece, en tanto a mi futura cuñada, no se nada, muero de ansiedad por conocerle, confio en la sabiduría de mi hermano para elegir. Madre; se que toma a vacilamiento cada una de mis resientes palabras, también sé que espera de mi, absoluta sinceridad, por ello debo confesarle mis verdaderos sentimientos: He planeado regresar a la villa del sonido en tanto terminen las festividades para con mi hermano, la razón por las que se lo escribo, es únicamente por el hecho de que no podré decírselo de frente, usted conoce de sobra mi temperamento y sabrá que prefiero evitar cualquier flaqueza de mi parte o enfrentarme siquiera, o una discusión con mi padre. Madre, he encontrado en esta villa la paz que tanto necesito, espero pueda comprender que una vez en matrimonio mi hermano, no tendré mayor razón para permanecer en palacio, sé que será un gran Marques y que seguirá la pauta de mi padre al margen, ha demostrado ser certero y honrado, así que mi presencia estará de más en unos cuantos meses.
Llegaré a casa en un par de semanas y no espero nada especial, tampoco una despedida, quisiera pedirle me permita tener absoluta discreción sobre mi partida, como ya he comentado antes, no necesito escándalos ni discusiones innecesarias. Madre… yo deseo que usted me apoye, de lo contrario tendré que ausentarme al casamiento de mi hermano y verdaderamente quiero asistir, de cualquier forma espero su respuesta.


Con absoluta devoción.
Uchiha Sasuke

2° Carta

 
A Uchiha Sasuke
30 de Enero de 17… 


Hijo mío, me ha alegrado infinitamente recibir noticias vuestras, sobretodo siendo tan buenas, me alienta saber de tu regreso, pero me alarma tan extraño pensamiento, hijo se que posees un temperamento incorregible, pero, partir sin discutir tus razones con tu padre no me parece buena idea, bien conoces su carácter y puedes estar seguro de que no se quedara sin interponerse, sin embargo, no puedo arriesgarme a que no te despidas siquiera de tu madre; tengo un par de hijos desconsiderados. Hijo, no objetare a tu decisión, pero tendré que celebrar tu llegada así como lamentaré tu partida, espero te quedes un largo tiempo hijo mío. Tu hermano estará feliz de verte y compartir contigo su felicidad, porque has de enterarte que es absolutamente feliz, destila ríos de alegría y mares de goce, sin duda al verte de vuelta no cabrá más en su entusiasmo amenazando con estallar. Sobre tu “cuñada”, es muy cierto hijo mío que no sabes nada, te bastara saber que ama a tu hermano infinitamente y que es del todo “perfecta” para él, salvo algunos detalles que conocerás a tu llegada, estoy segura de que te encantara conocerle. Por demás hijo mío, he estado preparando todo lo necesario para vuestro regreso, habrás de saber que tu antiguo compañero de juego se ha ido de casa hacia ya mucho tiempo, pero te he conseguido a un joven mozo de lo mas divertido para que te haga compañía en esta temporada, ten por seguro que te divertirás con el subordinado de Iruka, has de saber que fue él quien lo recomendó para la tarea, que no es un esclavo, pero si muy buen sirviente.Creo que he aclarado cada uno de los puntos que debía a excepción de uno hijo mío; me encuentro sumamente orgullosa de vos, has hecho un estupendo trabajo y sé que tu padre se portará condescendiente contigo, le he informado a detalle cada una de tus travesías y no podría sentirse más pleno respecto a sus hijos, no deja de parlotear a cuanto Senador, Marqués o empleado incluso se le cruza, la brillantes de sus hijos, espero con esto prestes habla al respecto de tu partida para con tu padre, se que él entenderá.Tengo que dejarte hijo mío, esperaré tu arribo impaciente.


Con el amor de una madre e infinita devoción.
Uchiha Mikoto





La noche llegaba con rapidez en estas épocas, o al menos eso parecía para el Joven Uchiha Sasuke, mozo de escasos dieciocho años, cabello oscuro y largo hasta topar con el cuello, sumamente lacio y escurridizo, de ojos igual de oscuros, penetrantes y rasgados, piel blanquecina como si nunca se expusiese al sol, semejante al de las mujeres después de años de luto o a las conservadas en eterno celibato. Resaltaba un semblante serio, dominante e incluso soberbio, demasiado para un joven de tan escasa edad pero totalmente esperado de su apellido. Era bien sabido entre gentes de sociedad que la familia Uchiha presumía justamente de su disciplina y perfección, era justa su arrogancia e inclusive se entendía su falta de tacto para con los desiguales. Los miembros de esta familia eran forjados bajo las más estrictas normas, en toda la historia de su estirpe, no se conocía un solo imperfecto, no había existido miembro débil o insignificante, por lo general estos siempre abarcaban puestos de gran poder y Uchiha Sasuke no debía ser la excepción, pese a su belleza física era conocido por ser realmente fuerte y ágil, había vencido en todo a cuanto se le enfrentase. Era  excelente en cada uno de los retos que se le presentaban, cási podía considerársele tan precoz como a su hermano, Uchiha Itachi, el hombre más destacado de su clan desde Uchiha Mandara. Sasuke en su defecto había sido desplazado siempre por la sombra de su hermano, quien fue nombrado caballero recientemente y a su edad ya era miembro de la guardia real, consejero de varios senadores y el primero en ser nombrado Marqués futura mente a tan corta edad, simplemente brillante, ese era su hermano mayor. Sasuke por su parte no podía mas que ahogar todo resentimiento que pudiese presentársele, pues amaba con sinceridad a su hermano, aunque hubiese deseado contar con su apoyo durante su niñez, sin embargo cada una de las palabras de aliento que tiempo atrás le había brindado, eran para Sasuke el más puro de sus tesoros, así como las palabras de su madre o el deseo de ser apreciado por su padre. A pesar de todos estos sentimiento de debilidad, la apariencia de Sasuke e incluso la visión que tenia el mundo entero de él, contando entre estos a sus más íntimos amigos o familiares, era la de un joven arrogante, esplendido y por demás casi perfecto, una persona incapaz de cometer un atropello a su dignidad, sumamente soberbio e indiferente, sin duda, su capacidad de tragar cada una de sus emociones, era la mayor de sus desconocidas cualidades.

Abordaba entonces la noche del 15 del Febrero un navío llamado “Sharingan”, navío perteneciente a la flota del Marqués Fugaku Uchiha; padre de Sasuke, en dirección a Konoha, su villa natal. Sasuke abordo el navío lleno de nostalgia y resignación, consideraba en lo mas profundo de sus adentros que nada bueno le esperaba en Konoha, amaba su tierra tanto que se había ofrecido como diligente de guerra, cosa que le trajo innumerables beneficios para con la monarquía, no obstante, lo que realmente deseaba era absoluta independencia, detestaba ser la sombra de su hermano y en su tierra eso era, simplemente uno más de los Uchiha, en cambio en otras tierras, era alabado con admiración y respeto, su orgullo era tanto y su ego aún más grande que prefería abandonar su tierra antes de enfrentar a su hermano en una prueba que estaba ya de antemano perdida, a pesar de cuanto desease vencerle y anteponer su honor en el cabezal de su familia, sabía que debido a su arrogancia podría ganarse con ello el resentimiento de su madre, pues ella le conocía de sobremanera y no le perdonaría semejante atrevimiento, y siendo la única persona ante la cual el joven Uchiha se sentía digno de flaquear, no le quedaba más remedio que asimilar la situación y hacerse a la idea, cosa que él sabia, jamás pasaría, solo restaba lo que él nombró una solución; alejarse, tal cual haría una vez comprobase por todos los medios posibles que su hermano siempre seria mejor que él, inclusive en el hecho de que él ya había encontrado el amor. “Extraños sentimientos, contradictorios y demás excelsos, incongruentes. Envidia y felicidad, nada más que lo normal cuando del tenerlo todo se trata…” y con este pensamiento, abordó por completo el navío, dirigiéndose a encarar al mayor de sus enemigos y él mejor de los hermanos.

El navío “Sharingan” encalló en la costa Oeste del país del fuego el 23 de Marzo, el viaje había sido relativamente corto, extenuante y sin recuento de la más mínima adversidad. Sasuke ya era esperado por un carruaje y un mozo a quien reconoció de inmediato.

-Iruka-san-se aproximó al carruaje recibiendo como saludo una leve reverencia en muestra de respeto.

-Sasuke-sama, le suplico haga de lado para conmigo semejante formalidad, es innecesario.

-lo haré si usted lo hace también-dijo Sasuke entrando al carruaje por la puertezuela que mantenía abierta Iruka.

-me pide imposibles, mi señor- respondió Iruka haciendo nuevamente una leve inclinación y apresurándose a serrar el carruaje después de recibir un leve asentamiento de parte de Sasuke.



Llegaron a la mansión Uchiha en en cuestión de un par de horas. La mansión era exactamente cual él recordaba, después de tres años le abrumó creer que no la reconocería, pero no, seguía siendo la misma casa con tejado inclinado de lamina, totalmente blanca y brillante por la cal, cubierta por enredaderas y la inmensa entrada al servidor de madera, tallada a mano, color caoba y estilo meramente barroco, sin duda más pequeña de lo que él la recordaba, a pesar de ser tan inmensa y de que el jardín donde jugase de pequeño, siguiera tan verde y colorido de margaritas, narcisos y botones de rosa, para su suerte llego en plena primavera, si bien las tormentas eran desastrosas y de niño le asustaban, bien valían la pena al salir el sol, pues no podía haber mejor olor para él, que el de la hierva húmeda o recién cortada. Los pinos que marcaban el inicio del bosque seguían igual de altos y tenebrosos, la torreta al fin del desguezadero se veía igual de lejos y brillante; todo era tal como recordaba, por un corto instante sintió como si la guerra no hubiese azotado ese lugar, como si los disturbios no le hubiesen separado de su hogar, como si nada hubiera cambiado, como si en realidad todo siguiera siendo igual.

Se encaminó a la entrada de la mansión acompañado de Iruka, se le veía realmente contento y ansioso, tanto que no pudo evitar caminar desmesuradamente rápido, como si no aguantara un segundo más, Iruka incluso se percato de ello al ser dejado atrás y no poder seguir el paso del ágil muchacho, solamente sonrió ante el gesto sincero del joven Uchiha, sonrisa que se borro en un instante al ver el atropello que cometía su joven pupilo.

-Hayayayayayayaiiiiii, itaeeee-decía Naruto sobándose los glúteos ante el golpazo que se dio al caer de sentón en el gran escalon que estaba anterior al recibidor de la mansión.

-¡¡¿Que acaso estas ciego estu…?!!- Sasuke se quedo mudo ante el joven que se postraba al frente suyo, fue como si de un segundo al otro se hubiese olvidado de su propia existencia, la criatura que tenía enfrente simple y sencillamente le había cautivado; Naruto, con escasos diecisiete años de edad, un joven mozo, miembro de la servidumbre de la mansión, sumamente fino en sus facciones, aunque no tanto como el joven Uchiha, un tanto más bajo, delgado, tan rubio que con los rayos del sol sus cabellos brillaban como con luz propia, piel levemente tostada, seguramente debido al trabajo de arar el campo y mantener a los animales del establo desde muy pequeño, y sobre todo, sus ojos, azules como el cielo totalmente despejado, grandes y destellantes, inundados de algo que simplemente el joven Sasuke no pudo describir, estaba atónito, alterado, totalmente embelesado por el joven que desprendía una fragancia embriagadora, nunca se había sentido tan indefenso ante una persona, nunca como ahora, y ante ese sentimiento por primera vez en su vida, el joven Uchiha Sasuke sintió miedo, temor absoluto, un miedo sencillamente indescriptible.

Naruto al ver llegar a su sensei por uno de los ventanales de la mansión y al no percatarse de Sasuke puesto que se encontraba en un punto ciego, por mucho delante de Iruka, corrió despavorido para saludarle y ayudarle con las maletas que cargaba, su sorpresa fue que al abrir la puerta se estampo con Sasuke, cayendo ambos de sentón sumamente alterados, confundidos y enfadados.

-¡¡Teme!! ¡¿De donde saliste, baka?!- Naruto recriminaba a un embobado Sasuke que atinó solamente a fruncir el seño, y justamente cuando iba a replicar con aires de dignidad atropellada.

-¡¡Naruto, discúlpate inmediatamente con el Sr. Uchiha Sasuke!!-dijo Iruka realmente alterado, temiendo por la integridad de su descuidado pupilo. Naruto al oír semejante reclamo, se levantó de golpe con los ojos abiertos de par en par y comenzó una serie de reverencias, cubierto de bochorno que no atinaban a disimular sus encendidas mejillas.

-¡¡Gomen!! ¡¡Gomenasai!!-repetía interminablemente ante Sasuke quien no cabía en su bien disimulado asombro. Ya de pie ignoró como pudo al muchacho, aguantando impresionantemente las ganas que sentía de hablarle, tocarle…e… ingresando de una vez y con el entusiasmo cortado, a la mansión, ahora como por arte de magia se hallaba pensativo y cabizbajo.

-¡Pero miren nada mas lo que trajo el viento!

-¡Hermano!-Sasuke no se lo esperaba y ahí estaba, su rejuvenecido hermano, con una sonrisa a lo largo de todo el rostro que contrario a lo que él pensaba, no llegaba siquiera a lo perverso, sino que contagiaba una felicidad sencilla e indescriptible, verle era realmente enternecedor.

-Escuche que habías llegado y no pude evitar ser el primero en recibirte-dijo Itachi mientras le abrasaba con rudeza y fraternalismo realmente candente, balanceando a su hermano de un lado al otro haciendo alarde de su fuerza y felicidad. -Pero mira nada mas en las fachas en las que andas, te notas algo descompuesto, debes de estar agotado por el viaje ¿necesitas algo?- Sasuke estaba perplejo, simplemente no le reconocía, ¿de verdad era él? ¿El joven callado e introvertido que a lo mucho le dirigió unas cuantas palabras hace años y que ahora se le abalanzaba con tanta fraternidad? ¿De verdad era él su hermano? No había sido capaz de articular palabra alguna cuando su hermano ya lo jalaba con gran festividad y alevosía -Anda a que te refresques, te vistas decentemente, comas algo, saludes a nuestra madre y conozcas a mi futura pareja, andando, ya tendrás tiempo de descansar después…- Sasuke se sintió tan feliz por el egoísmo y consideración que tenia para con él su hermano, que las lagrimas amenazaron con abordar su rostro, no hizo más que sonreír con el corazón completamente calido y sobrio, así como sus pensamientos apaciguados y dejándose embriagar por la felicidad de el que a partir de ese momento dejaría de ser su rival, para ser de lleno su hermano y posteriormente, su mejor amigo.



 

6 comentarios :

Anónimo dijo...

Holaaa:D
me encontre este fic de casualidad y quiero leer ya que se ve muy interesante, pero me ha sorprendido que con esta buena historia no tengas ningun comentario, asi que te dejo yo el primero.
Escribes muy bien y voy a seguir leyendo los demás capitulos. Ya te dejare otreo comentario.
Matta nee!!

Anónimo dijo...

hooooooola!



Esta genial el blog!

Y aún más el fic!

Anónimo dijo...

Ho dioses, tenia tanto sin ver este fanfic... cuando deje de ver el link en la pagina créeme que me deprimí pero ahora me encuentro con esto! XD te aseguro que hubiera gritado si no fueran las 2 am XD, aunque eso si la emoción no se me baja hasta dentro de una semana XD!!! que bonita navidad la mía =D!!! en fin a leer se a dicho!!!

Anónimo dijo...

KYAA~ KAWAII ME ENCANTA ESCRIBES MUY BIEN!! Y ADEMAS MUY LINDO! Y ESO QUE ES EL CAPITULO UNO KYAA YA QUIERO LEER LOS DEMAS CAPI TE FELICITO SI ME NECESITAS ESTARE LEEYENDO TU MARAVILLOSO FIC!! SAYONARA Y FELICIDADES!!
Atte: Naruu Villa

Sora Tapia dijo...

OMG
No puedo creer que aqui este esta maravillosa historia >///< yo que seguia suplicando continuación en Amor Yaoi XD.
Sin duda leere desde el inicio esta maravillosa historia que desde el primer capitulo me encanto.
Saludos ^^

karla Llanos dijo...

Es sasunaru??

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios aqui: