Capítulo 49: Hola



Hay cementerios solos,
tumbas llenas de huesos sin sonido,
el corazón pasando un túnel
oscuro, oscuro, oscuro,
como un naufragio hacia adentro nos morimos,
como ahogarnos en el corazón,
como irnos cayendo desde la piel del alma.


Sólo la muerte-Neruda

La noche era clara, revuelta en un velo blanco de nubes secas bajo la cegadora luz de una luna redonda cual disco perfecto. No podía aspirar a más belleza, opacando a las estrellas con su colosal espectro claro como la arena, centenares de veces más hermoso. Más, penosa era su presencia ante los vertiginosos alaridos de agonía, de desesperación y de ira. El desconcierto y la tragedia se habían apoderado de uno de los lugares más apacibles y pintorescos sobre la tierra. La paz se vio interrumpida tan violentamente, que pese a los estruendosos sonidos de batalla y sufrimiento, la mente de las victimas permanecía incrédula hasta que era demasiado tarde. Sacarles del ensimismamiento que cegaba su cordura era incluso más difícil que batirse en espadas con los autores de semejante crimen… Fue lo primero notaron los jóvenes que acompañaban al joven heredero al canal del cual Sasuke los había enviado. En vano desperdiciaron preciosos segundos al tratar de disipar las dudas de las personas a las que intentaban ayudar, pues parecían poseídos por el asombro, como dejados sin ojos ni oídos, solo eran bultos a mitad del camino, sumidos en la desesperación. Esto crispó los nervios de Naruto, pues no podía dedicar a Sasuke el tiempo que hubiese deseado en sus pensamientos.

Después de correr como dementes en dirección opuesta a la barricada, hacia un camino que parecía adentrarse al bosque pese a estar rodeado por un elevado muro de troncos de roble, finalmente llegaron a la entrada de tan preciado conducto. Naruto llevaba en su espalda a un par de críos que había recogido en la carrera al encontrarlos tirados al suelo, forzando al resto a seguirle. Resulto verdaderamente impresionante lo rápido que las personas se decidieron a seguirle una vez que le vieron tomar a cuantas personas podía y gritar al par de jóvenes que le guiaban hasta el canal: “¡Esto es lo que haremos, toman a cuanto puedan y corran!”, los jóvenes asintieron y de un solo jalón afianzaban a cuanto se les cruzara y estos les seguían, la turba de personas desorientadas que corrían desatadamente se concentró en una sola que bien podía simular un rio, llevando al centro al joven rubio, quien fue el primero en asomarse a la entrada del viejo acueducto mientras bajaba de su espalda al par de niños que recién cesaban el llanto.

- ¡Bien!- dijo el rubio a prisa procurando ser completamente audible para quienes le tuvieran cerca, todos se habían detenido en espera de sus órdenes - ¡Tu, tu, tu y tu! - señaló a un grupo de hombres robustos que se encontraban cerca de él - ¡Ayúdenme a retirar los escombros! – Todo sucedía tan rápido que pareciese que apenas se habían detenido cuando ya retiraban la obstrucción del canal, muchos se acercaron a ayudar y otros muchos hacían a un lado los escombros que los otros retiraban. Pese a la agitación que les embargaba dado el terror que invadía sus rostros, la mayoría tuvo tiempo para asombrarse de lo íntegro que resultaba ser el rubio príncipe, levantando con fuerza grandes pedazos de escombro, y la audaz, o más bien, casi feroz determinación que reflejaba su rostro. Los aldeanos se sintieron conmovidos y motivados por el acto de semejante personaje, no dudarían desde entonces en disponerse a él desinteresadamente – Vamos-  al cabo de pocos minutos tuvieron dispuesto un espacio lo suficientemente grande como para que cupieran cuatro personas a la vez. El rubio fue el primero en bajar y abrió amplios los brazos para que joven pelirroja que le había guidado hasta allí descendiera a su lado, ella saltó sin pensarlo y así hicieron muchos otros quienes ya abajo ayudaban a descender a los que aguardaban arriba. El canal era amplio, más no lo suficiente, a lo mucho cabrían diez personas arrinconadas una contra la otra, pero era extenso y eso complació al rubio, pues al ser una sola brecha podía dejar a los aldeanos a cargo de su fuga y volver en ayuda de Sasuke, pensamiento que acaparaba casi todo en su mente.

Descendían las personas al canal, parecía que jamás terminarían de descender, cuando el rubio se acercó al joven soldado al que el Uchiha había hecho entrega de los explosivos – Escucha, cuando terminen de bajar, espera a que se desplacen hasta ese punto del canal, - Naruto señaló con el dedo un punto bastante lejano -  y haces lo que Sasuke te ha dicho. – terminó de decirle el rubio con bastante premura en su hablar.

-Pe…pero señor, ¿qué hará usted? – preguntó el chico con un tono bastante familiar, sin temor a sonar irrespetuoso, pues ya estaba muerto de pánico y lo dicho por el monarca le hizo sudar de nervios.

- Debo volver a ayudar. – dijo dándose poca importancia, como haciendo ver que su deber era obvio, nadie parecía tener intenciones de cuestionarle, sin embargo, apenas daba la vuelta hacia la abertura del canal cuando la pequeña pelirroja le tomó del brazo.

- Pero señor, no puede abandonarnos ahora. Nosotros no sabemos cómo hacer lo que Sasuke-sama nos ha encomendado. Si nos abandona, nos está condenando. – la joven procuró verse hundida en desesperación, aun cuando sus palabras eran guiadas por la sobriedad que sólo una joven con su astucia puede tener. Había escuchado a la perfección las instrucciones del marqués, más sus virtuosos ojos, dignos de una joven enamorada, predijeron esta acción en el dueño de sus afectos, pues en el momento en el que vio al rubio aún sobre el lomo de Chidori quedó prendida a él y a sus enormes ojos azules con la ternura de un primer amor adolescente, mismo que le guio a seguir con la mirada al rubio y atesorar cada uno de sus ademanes, incluyendo los más simples e insignificantes detalles que advertían su personalidad, hecho que ahora le permitía predecir semejantes actos de obstinación en el rubio príncipe. Al verla, con su pequeño y redondo rostro, sus mejillas enrojecidas y sus ojos castaños destellantes de lágrimas, el rubio no pudo negarse a su petición, y dedicó el tiempo que faltó para que el resto de los aldeanos descendieran, a pensar en un modo de cerrar la entrada desde fuera.
Al pasar un buen puñado de minutos, minutos que parecieron horas para el desesperado príncipe que comenzaba a cansarse de caminar en círculos a lo ancho del canal, finalmente la oleada de personas terminó por descender. Apenas gritaron alegres los aldeanos cuando el rubio saltaba prácticamente por entre la gente para poder acercarse a la entrada. Todos, confundidos, poco sabían del plan de cerrar el acueducto por lo que estaban acumulados a sobre manera haciendo imposible llegar a la salida. El joven a quien Sasuke había encomendado tan místicos materiales seguía de cerca los pasos del monarca, a empujones pudieron hacerse paso, y a gritos empezó a indicar a las personas que se alejaran de la entrada. Ayudados desde el otro extremo por la joven pelirroja, la gente de a poco comenzó a adentrarse en el canal del acueducto.

- ¡Bien! – Dijo Naruto al jovencito que hacía de su sequito entre el tumulto – ¡Dame las bolsas! – de inmediato el muchacho se las entrego, y deposito el contenido de la primera en sus manos, era una masilla blanca que parecía bastante común, en ese momento se cuestionó sobre su verdadera función. Hizo un pequeño hueco entre la bola de masa y agregó los polvos negros del otro costal. Su hacer parecía nervioso, nervioso de tan frenético, el rubio expresaba su desesperación al amasar tal infusión con tan vigorosidad que poco disimulaba el temblar de sus manos. Dio un par de vueltas a la masa haciéndola mezclarse una con otra hasta que tomó una consistencia suave y un tanto más oscura, entonces pensó que sería suficiente, pero no estaba para nada convencido de lo que sucedería. La pegó en el extremo más alto de la entrada del acueducto, adhirió la macilla perfectamente a la roca y dedicó a los aldeanos una mirada indescriptible, pues bien podía estar deseándoles suerte o lamentar el hecho de su desventura. Justo se disponía a correr en dirección contraria al canal y volver en busca de Sasuke, cuando al dar media vuelta…

- Hi, hi, hi. Pero mira lo que tenemos aquí Kakuzo… -  Dos hombres se dirigían hacia él. Uno portaba en la espalda una Guadaña de tres hojas y el otro se encontraba completamente cubierto de negro, de pies a la cabeza. Al verlos Naruto no pudo evitar fruncir el seño y cerrar con fuerza la quitada, tanta que incluso rechinaron sus dientes. – No parece feliz de vernos… - dijo el hombre de la guadaña a su compañero.

-¡¿Qué carajo quieren aquí malditos?! ¡Esta gente no les ha hecho nada! – Naruto estaba desarmado, y era visible su impotencia.

 - ¡Lo lamento, de verdad! Pero no podemos permitir que los aldeanos se vayan. Aún queda espacio aquí… para enterrarlos a todos. – Dijo prepotente el hombre al tiempo que tomaba con ambas manos su guadaña. Dio dos pasos en zigzag y soltó un fuerte zarpazo contra el rubio. El movimiento fue tan repentino y el desplazamiento que el hombre alcanzó con semejante arma resultaba difícil de creer, más lo realmente increíble el modo en el que el rubio detuvo la guadaña con las manos ¿Cómo pudo detenerle si el movimiento había sido incluso invisible para los residentes del acueducto? - ¿¡Cómo?! – el portador de tan brutal ataque miró ferozmente a los azules ojos del rubio. Era tanta la ira y desesperación que emanaban de sus ojos que por un segundo dejó a su asaltante sin palabras, completamente congelado. - ¡Maldito bastardo! – gritó con ira el malviviente y aprovechando su estatura superior a la del delfín, levantó en lo alto la guadaña, llevando contigo al rubio quién imprevisto y con la cabeza ocupada en alguien más que su adversario, no previó el jalón del arma, lo que permitió que le refutaran en el estómago una fuerte patada que lo devolvió al fondo del canal del acueducto.

-¡HACK! – Cayendo secamente contra la dura piedra labrada del canal.

-¡Naruto-sama! – gritó la joven pelirroja, mientras el resto no cabía en asombro.

El portador del arma se disponía a saltar tras él…

- ¡Hidan! – Le hizo voltear su acompañante – Recuerda que Tobi nos dijo que lo lleváramos…

- ¡Ya lo sé…! - dijo desdeñoso – Pero no dijo nada de llevarlo… vivo – dijo más para sí dando la espalda a su acompañante, cuando - ¡Ak! – una roca golpeó su rostro. La joven pelirroja se había antepuesto entre Naruto y su atacante con gran determinación y le había arrojado un pedazo de escombro  - Pero miren que tenemos aquí…

- ¡Si le pones un dedo encima te… te… mataré! – exclamo la pelirroja con un ligero titubeo.

- Que sabandija tan valiente. Jajaja… - el ruin bandido apenas se soltaba a reír con cinismo cuándo…

[¡¡KAPUFF!!]

- ¡Kiaaaa! - La parte superior del acueducto estalló, forzando a retroceder a los sorprendidos cuatreros y enterrando parcialmente entre rocas y escombro al rubio príncipe y a la pequeña pelirroja.

La nube de humo que levanto la explosión fue lo bastante densa como para inhibir la visión de todos los presentes durante segundos. Cuando finalmente se disipó los aldeanos prendieron un par de antorchas y se apresuraron a ayudar al rubio y a la joven, pues grandes pedazos de piedra caliza los sepultaba.

- ¡Naruto-sama! – gritaban desesperados mientras retiraban los escombros. El primero en dar señales de vida fue el príncipe, levantándose de los escombros casi por sí mismo, completamente cubierto de polvo, gris blanquecino como un fantasma, tosiendo levemente para liberar sus pulmones. Apenas se puso de pié ayudó a retirar los escombros que apresaban a la jovencita, quien a diferencia de él se hallaba presa de su cintura para abajo. Tomó bastante tiempo el poder retirar las rocas que la apresaban, pero finalmente pudo salir con lesiones en ambas piernas y pies, sin embargo estaba feliz de estar viva, todos lo estaban.

- ¿¡Alguien tiene agua?! – a prisa todos contribuían en su ayuda. Una mujer de mediana edad dispuso de agua y pedazos de su vestido para limpiar el rostro de la pequeña. Así mismo se abrió el paso para el médico del pueblo para que les atendiera. Todos estaban atentos a los dos miembros accidentados, salvo Naruto, quien no dejaba de mirar la pila de escombros que ahora obstruía su salida, incluso posó sus manos sobre las rocas repleto de un agudo dolor que no alcanzaba a disipar mientras solo podía distinguir el temblor de sus labios. – Naruto-sama… señor – le llamaba la mujer, con el agua en las manos - ¿Se encuentra bien señor? ¿Quiere hachearse? – esto reubicó sus pensamientos, dejó la pila de escombros de lado, dio una suave negativa a la mujer y dedicó una mirada seguida de una sonrisa a la pequeña pelirroja.

- Gracias. – Solo eso pudo decir, su estado era tan dolido que en verdad no podía expresar mayor gratitud a tan valiente acto de la jovencita. Ella respondió a esto con un leve sonrojo y una sonrisa.

Retomaron su andar, ahora fijado por duros muros, hacia lo que esperaban fuera un lugar seguro. Nadie sabía con exactitud hacia dónde conducía el canal.


*             *             *             *             *

- La gran revelación que Fumentsu me hizo… fue que para revivir a nuestra casta no hacen falta tres o dos Uchiha… sólo necesito uno.

[¡SHAZ!] [¡CLINK!]

- ¡¿Qué?! – con un rápido movimiento Fumentsu fue batida con fuerza por otra afilada hoja que la separó de su portador, clavándola en el terroso suelo a no más de tres metros de distancia.

- Me parece… - dijo el encapuchado autor de semejante contraataque - … que estás contando mal. – descubriendo al tiempo su cabeza.

- ¡¡…!! – Tobi se sorprendió cuantiosamente al distinguir, bajo la luz de la luna a su nuevo contendor - Ha… Hatake Kakashi…

- Kakashi-sensei… - dijo levemente Sasuke - ¿¡Cómo es que…!?

- ¿De verdad creíste que existiría un lugar en el que podrías ocultar a mi futuro señor? – dijo con la mirada firme en Tobi y la hoja de su espada apuntando a distancia hasta su garganta. Más apenas pronunció lo dicho cuando el enmascarado tomó de su cinto un cuchillo y arremetió en contra del caballero. El crujir del acero era feroz, tanto como sus movimientos, fuertes y rápidos, chocando precisa y peligrosamente. Tobi solo necesitaba de un brazo para envainar su cuchillo y retener la espada del oficial, mientras con el otro brazo le soltaba tremendos golpes al rostro, el estómago y los costados que hacían a Kakashi perder el equilibrio.

- ¡Tu técnica está oxidada! – Exclamo fuerte y airoso Tobi al tiempo que le propinó a Kakashi un tremendo golpe desde arriba, con lo que lo hizo ponerse de rodillas al intentar bloquearlo - ¡Ja! – se bufó tremendamente feliz al hacerlo caer, rematando con una patada al rostro del caballero, lo que lo hizo tirarse al piso y retorcerse sin más. - ¡Tiene que ser una broma! ¡El famoso perro de la condesa reina! ¡El único hijo del colmillo blanco! ¡Menuda farsa que resultaste ser! – dispuso su brazo para lanzarse sobre Kakashi con el filo de su espada corta dando directo al pecho de su adversario…
[¡SHAS!]
 … cuando lo interrumpió una poderosa patada precisa en la boca del estómago, golpe que hizo retroceder cinco pasos a Tobi y le sacó de una todo el aire.
-¡Arg!
- No me subestimes.
Tobi dirigió hacia kakashi su único y desnudo ojo repleto de ira.
-Bien… - cogió con extrema calma a Fumetsu que esperaba paciente en el suelo, y dirigiéndola hacia el peligris que apenas se reintegraba de su reciente estancia en el terroso suelo, le dijo: – Muéstrame lo que tienes. – Kakashi no le hizo esperar, y se abalanzo con todo hacía él, protagonizando una justa de espadas como no se había visto. Ambos contrincantes batían su acero de manera sin igual, cada cual contestaba cada ataque sin miramientos, sin mayores contemplaciones, parecían ponerse de acuerdo, pues los filos de las espadas chocaban sin ceso a gran velocidad, tanta que era imposible predecir el resultado de la contienda.

Tobi propinó un duro golpe sobre el brazo de Kakashi, con lo que pudo impulsarlo por lo menos dos metros sobre el suelo. El caballero se sorprendió cuantiosamente, pues apenas le quedaban fuerzas para recuperar el aliento y sin embargo, aquel hombre enmascarado no parecía tener intenciones de dar fin a la contienda, sus golpes eran tan potentes y fuertes que pareciesen prevenir de una bestia, no de un ser humano. Poco era el tiempo que podía dedicar a su asombro, pues Tobi daba un golpe tras otro, no obstante, resultaban extrañamente familiares y predecibles todos aquellos movimientos, y aunque intrépidos y rapidísimos constaban de un extraño patrón que no era difícil de adivinar para Kakashi, situación que consideró de afortunada, pues de no poder intuir de manera tal los ataque de su oponente, seguramente estaría ya muerto.

[¡CHASS!]

Otro duro golpe y Kakashi sintió sus pies desplazarse por entre la tierra como si alguien le halara con una cuerda. Sus fuerzas vacilaban, pues era extremadamente difícil resistir los potentes golpes del enmascarado y peor aún, moverse lo suficientemente rápido con el cuerpo engarrotado tras recibir semejantes impactos.

- Ya he peleado contigo… - dijo más para sí mientras intentaba recuperar las fuerzas - … antes. Cuándo no tenías semejante fuerza. –  Dejó salir estas palabras al hablar consigo mismo en voz alta, sin embargo, enorme fue su conmoción al notar un cese repentino a los fulminantes ataques. Su atacante aguardaba con Fumetsu en lo alto y la mirada sangrienta y penetrante clavada en su frente. – Yo… te conozco. – Más su adversario pareció enloquecer ante estas últimas palabras y le arremetió con el doble de fuerza, para Kakashi apenas le fue posible esquivarlo. Comenzó a evadir indiscriminadamente cada movimiento, pues sentía la muerte venir a cada meneo de Fumetsu,  sin embargo, echaba atrás cada vez más, como indispuesto a continuar batiéndose hasta que pudiese descifrar el misterio de su atacante, pensaba ferozmente, tratando de recordar a un individuo tan singular, su voz, sus movimientos, incluso su mirada de odio le resultaban familiar, más no podía atinar de entre todas sus memorias con un sujeto como tal. ¿Podría ser acaso un soldado al que entrené? ¿Podría ser acaso un miembro del ejército enemigo contra el que me enfrenté?

-¡Arg! – y tras evadir una última estocada que a su parecer iba repleta de odio, su mente le apremió con una única solución: “Debo quitarle la máscara”.  Contestó entonces nuevamente los ataques, dirigiendo la punta de su espada a la naranjo mascarada. Tobi retrocedió únicamente la parte superior de su dorso bruscamente, cayendo en cuenta, casi al instante, de lo que intentaba el Hatake - ¡Alimaña! – le gritó éste, completamente inmerso en rabia. Los ataques de Tobi se intensificaron en cuanto a velocidad sin disminuir su fuerza, por lo que Kakashi se vio forzado a acercarse más a su oponente, facilitándose así el esquivar los ataque por fuera y concentrarse en los que con tan larga espada, podría propinarle en las entrañas, los brazos o las piernas. Se acercó así, tanto que en uno último ataque alcanzó a soltar rápidamente su arma para poder detener con su mano izquierda el brazo en el que Tobi portaba la letal espada, y con la otra retener el groso puño que estaba por quebrarle las costillas. -¡Arg!- Tobi chilló audiblemente repleto de coraje.

- Debes odiarme mucho como para irritarte por no poder asesinarme. – le dijo a su contenido atacante, con los dientes rechinando por la exorbitante fuerza que hacía para mantenerlo inmóvil.

- No tienes idea. – Dijo Tobi en un tono que a Kakashi le pareció ver formarse en aquella deforme mascarada una sonrisa. – Nada me daría más placer que asesinarte y bailar sobre tu desmembrado cuerpo.

- Déjame… - dijo Kakashi en un pujido – desearte suerte. – vociferó al tiempo que inclinó su cuerpo rápidamente hacia su costado derecho desviando así el filo de la espada de su oponente, y con el tiempo apenas suficiente para tomar del cinto de Tobi su cuchillo y  perfilar su filo hacia la mascarada partiéndola por la mitad. No obstante, con la cabeza gacha ante tan rápido movimiento Tobi arremetió una rápida cuchillada al brazo derecho del Hatake. Kakashi se echo hacia atrás tan rápido como pudo, sin embargo su brazo se tiño rápidamente de rojo intenso, y sin más un segundo después le fue imposible moverlo.

Tras dedicar un segundo en su mirar a su desvalido brazo inerte, regresó la mirada al enmascarado, que aún portaba la máscara partida por el centro en su rostro, sosteniéndola con su mano, como siendo incapaz de creer que le habían desenmascarado.
- ¡Da la cara! ¡Cobarde! – le gritó Kakashi sin advertir las ansias que le entraban por conocer el rostro de tan duro oponente.

- Mira quién lo dice… - Dijo levemente Tobi, quién a diferencia de Kakashi, no manifestaba el menor signo de cansancio  - … la persona que jamás descubre su rostro. ¿De quién crees que aprendí a cubrir el mío?- dijo con desdén mientras descendía la máscara de su rostro, hasta que finalmente terminó de quebrarse en su mano.

- ¡¡¡ha…!!!


- Hola… Kakashi.

11 comentarios :

Anónimo dijo...

¡¡Ahhhh!! gracias al cielo que actualizaste estoy ¡feliz! ¡feliz! ¡feliz! :D
Es un buen regalo de navidad y fin de año... :3

Oh pobre Narutito ¿ahora que va a hacer sólito, sin Sasuke y sin nadie de su escolta? D:

Pero llego al rescate Kakashi, si tu puedes Kakashi, mata a Tobi por no dejar de fastidiar a Narutin y a Sasukito D:<...

Jejeje bueno de nuevo gracias por actualizar también me encantaron los dibujos...el primero esta ¬///¬ jojojo...

Anónimo dijo...

yo adoraba tu fic pero es fastidioso leerlo aqui :( el recuadro se ve super pequeño y sinceramente yo no uso blogs .... no muchos lo usan de hecho

Kiyu_Unmei dijo...

No puedo creer ke hayas actualizado, esto es como un regalo d enavidad, jajaja. Me Encanto, Kakashi aparecio en el momento preciso y Mi Teme se encuentra a salvo. Kakashi no permitas ke Pero ahora el ke me preocupa es Naru, solo espero que Sasuke llegue pronto al lado de su Doncel. Nos Leemos.

Anónimo dijo...

hooooola, muchisisisisisismas gracias por actualizar, me encanto, solo me gustari que el el siguiente capitulo sepamos que paso con la escolta de naru. empezando por shikamaru y sai muchas gracias por este lindisiiimo reaglo esperare con muchas ansias la conti cuidate nos vemossss :)

Anónimo dijo...

Heeey muy muuuuy buena conti, pero no desaparescas taaantoooo porfaaaaaaaaaaaaaaa

Steph Neko dijo...

T_T continuacion ;A; y yo recien me entero kyaaa xD muchas gracias <3

Anónimo dijo...

Hooola, estas bien, espero y puedas subir la continuancion, no me dejes con esta angustia, de lo que les paso a todos, no me lo creeeras pero ya la lei como unas 10 veces, esperando, solo esperando, porfavor actualiza prontooo plissss

Becka dijo...

Extraño tu fic espero que actualices pronto

Zanza dijo...

Holis!!!
Recien encuentro el fic y ya me encanto :D
Ojala puedas actualizar :3

Hotaru tomoe dijo...

HOLAAAAAAAAA , un gusto leer tu fic es realmente hermoso me lo recomendaron , pero no lo quise leer por lo que no esta finalizado y hace mucho esta abandonado :(
y eso me pudo mal , aparte de que es realmente hermoso ,TODOOOO , todo de esta pagina lo es , su diseño , su historia , su forma de escribir , DIOSS!!!!
todo se acopla perfectamente a esta historia , lastima que algunas imágenes no las pueda ver pero de hay ESTE FIC ES REALMENTE ÚNICO , SU DISEÑO DE PAGINA , ambas combinaciones son admirables
:D enserio me a gustado leer todo el fic y espero algún día poder saber de ti y tener noticias de actualisacion , seria lamentable que no le continuara puesto que es muy bueno y tiene ese toque de seguir leyendo XD su historia y personajes lo hacen genial ya que las personalidades de estos no cambian
APARTE TIENE MPREGGG :w: NECESITO LA CONTI AJJAJA ,
espero te decidas a continuarla , debo felicitarte ya que esta , maravillosa esta historia e dejado algunos comentarios en algunos caps XD pero espero que este lo lea y se entusiasme en continuarlos
NO ME ARREPIENTO DE HABER LEÍDO ESTA BELLA HISTORIA <3 Y SI ES POSIBLE ESPERARE 10 AÑOS PARA CONTINUAR LEYÉNDOLA
cuidate mucho y espero regreses pronto , me dejaste con la intriga de mas :( pobre teme no puede estar tranquilo con naru
:s yo se que el bebe de ita no murió de seguro esta siendo protegido por deidi <3
cuídate mucho y espero conti prontooooo ^3^

Sora Tapia dijo...

Sabia que Sasuke seria ayudado, pense que seria el rubio, que genial que fuera Kakashi, Quien sera Tobi??
Ahora de nuevo se separaran Sasuke y Naruto
No puedo creer que ya no hayan mas actualizaciones??
ya van mas dos años, yo quiero conti
de casualidad avisas de las actualizaciones??
si es asi, te dejo mi correo: sora.ta@hotmail.com
espero no hayas dejado esta maravillosa historia
saludos ^^

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios aqui: