Capítulo 17: Sin respuesta

-¡Anda Naruto! Levántate de una buena vez…

-Mmm… Iruka-sensei solo un minuto más…

-¡Un minuto, un minuto! Siempre es lo mismo contigo Naruto, Naruto… ¡Naruto no te duermas! – La mañana, tranquila y húmeda… y los siervos de la mansión Uchiha peleando como era costumbre por la disciplina. Una vez logrado que el jovencillo rubio despertara y se levantara somnoliento del lecho – Anda a lavarte que ya es tarde… - Naruto comenzó a desvestirse, quitando por delante su enorme camisón “blanco”, dejando expuesto su dorso a la vista del moreno, más esta mañana en particular, algo insólito atrajo su atención -¡Na..Na-Naruto! ¿¡De dónde has sacado eso!? – el colgante turquesa y campanearte de jade que colgaba del cuello del rubio, una joya tan peculiar y familiar para Iruka.

-Ha… esto, bueno, esto… - con las emociones del día anterior aun candentes, Naruto había olvidado por completo que debía esconder la joya o sería sometido a otro típico cuestionamiento. En medio de sus lagunas en busca de una explicación razonable no se percato de cuán rápido se acercaba Iruka a su cuello, para cuando reaccionó este ya le había arrancado bruscamente la joya –Pero… ¡Iruka-sensei!

-¡¿De dónde lo has tomado?! ¡¿De dónde?! – Naruto estaba estupefacto, la reacción intensa de Iruka le había secado la garganta.

-Yo… yo… - las lágrimas casi le traicionan…

-Por favor Naruto… - intentando tranquilizarse – dime, dime que lo has hurtado…

-¡Pero Iruka-sensei yo no soy ningún ladrón…! – tal como sospechaba, la peor pesadilla de Iruka se hacía realidad.

-Entonces… podrías tenerme la confianza de decirme… ¿Quién te lo dio? – la expresión de Iruka reflejaba mucho dolor, debía de estar sufriendo y Naruto no podría soportarlo, así que tomó una decisión, su lealtad por Iruka era mayor que la que pudiese tener hacia los Uchiha, así que con una calma inaudita en él, Naruto explico paso a paso todo cuanto había sucedido con los Uchiha, con todos los Uchiha.

-Ya veo…

-Lo siento mucho Iruka-sensei, debí decírtelo desde un principio… No debí ocultarte nada… Yo me, me confundí y…

-Ya, ya, tranquilo, me lo has dicho todo ahora no es así… por ahora eso es lo importante y te lo agradezco Naruto. A veces me olvido de que no soy tu padre y me tomo esto muy enserio, soy yo quien debería disculparse.

-Pero Iruka-sensei…

-Shh… es tarde ya, debes darte prisa. Anda a lavarte, aquí te espero. – una última palmada y el joven rubiales salió de la choza a trotes… -Bien… ¡Muéstrate!... ¡Sé que estas ahí! Así que déjate de rodeos y ¡muéstrate!

-Te has vuelto astuto Iruka…

-Y tu predecible… Kakashi…






En la mansión Uchiha…

-¡Sasuke! ¡Itachi! En donde se metieron estos muchachos… - La fluvial Mikoto Uchiha buscaba por la mañana a sus hijos sin éxito - ¿Han visto a Itachi o a Sasuke? No les encuentro por ningún lado…

-No señora, ahora que lo menciona, parece como si no hubiesen despertado aún. – contestó una de las mucamas.

-No, ninguno está en su habitación y tampoco está mi yerno y de ser sincera es él el que me preocupa, ¿habrá pasado algo anoche…?

-¡Señora! ¡Señora! – Una de las sirvientas proveniente de la parte trasera de la mansión corría despavorida hacia el resto con verdadera desesperación -¡El joven Sasuke! ¡Sasuke-kun! ¡Algo le ha pasado!

-¿¡Cómo así niña? ¿Qué le ocurre a Sasuke?! – los gritos de la muchacha alteraban los nervios de Mikoto haciéndola gritar casi con la misma histeria.

-¡Señora! ¡En los establos! – Otro empleado de las caballerizas se unía al frenesí repleto de tierra y con innata preocupación – ¡Se han llevado cuatro caballos y han hurtado un carruaje! ¡Nos han robado!

-¡Y a Sasuke-kun, a Sasuke-kun le han golpeado! ¡justo ahora, justo ahora está afuera…!

-¡Sasuke! – el joven Uchiha emergía sonámbulo de entre las sombras de la mansión, solo su madre gritó su nombre al verle, el resto quedo paralizado.

-¿En donde esta?- Su semblante era pésimo, su rostro ojeroso y sus ojos rojos cual sangre fresca…

-Hi-hijo… ¿De qué hablas? ¿Qué ha pasado? ¿Y tú hermano…? – justo la palabra que no debía mencionar.

-¡¿En dónde está?!

-¿Quién?

-Mi padre…






-¿Qué es lo que pretende?

-No es mí deber saberlo, yo solo cumplo órdenes…

-Sí, claro… si te envió a ti significa que va enserio.

-¿Alguna vez ha sido diferente?

-Me hablas como si le conociera tan bien como tú.

-Eres tú quien se ha tomado esto muy enserio. –el intruso se acercó a Iruka hasta estar a un paso de distancia - Diré esto solo una vez y da por hecho que la próxima no seré indulgente. – Iruka le miraba feroz, como si le retara a decirlo - ¡Renuncia al muchacho y no saldrás herido…!

(Crack)La madera vieja de la casucha se dejo escuchar al arribo del rubio y el intruso desapareció.

-¡Listo Iruka-sensei, vámonos!






-Oe… Iruka-sensei, ¿Estas bien?

-¿Eh? ¿Por qué lo preguntas Naruto?

-Te vez algo pálido…

-Ho… ¿de verdad?, no sé que podría ser…

Los siervos de los Uchiha canturreaban agrupados en la entrada de la mansión…

(Murmullos)-Pobre Sasuke-kun, ¿han notado la pinta que traía?-…-¿Qué irá a pasar ahora?-…-Escuche que el joven Itachi se ha marchado-…-¿Por qué tan de repente…?-…-¿Quién sabe…?-…-¿Quién tomará su lugar?-….-Seguramente Sasuke-kun…-…-Pobre muchacho, estas tierras están tiradas al olvido…-…-Pues yo no lo siento por él, esto era lo que quería o no?-…-Tienes razón…-…-jajajaja-…-jajajaja…- Naruto e Iruka habían quedado paralizados al escuchar semejante chismorreo.

-¿Qué ha sucedido aquí?- Iruka no pudo soportar la intriga.

-Anoche Itachi-san se fue…- Una de las muchachas se atrevió a contestar presuntuosa. –Parece ser que desertó su título, jajaja… Ahora Sasuke-kun será nombrado marqués…

-¡Sasuke! – Todos los presentes voltearon al escuchar el indiscreto rubio… -¡Sasuke! ¿¡En donde está Sasuke…?

-En el despacho, con su padre… - Naruto dejó caer el canasto que llevaba en manos y sin más se echo a correr, Iruka no necesito explicación – hay… y a este ¿qué le pasa…?

-Reserva tus palabras jovencita… y ustedes ¡debería darles vergüenza! Expresarse así de esta familia en momentos tan delicados en lugar de brindarles su apoyo, es tan indigno…






-Bien… espero que hayan quedado claras tus obligaciones, Sasuke.-En el estudio del cabezal de la familia Uchiha.

-¿Qué le hiciste?

-¿…..?

-¡¿Qué le hiciste a Itachi para que se fuera?!

(Chass)

-¡No menciones ese nombre de nuevo! ¿¡Quién te has creído para cuestionarme!?

-mj…je,jajajajajaja… - la perturbada risa de Sasuke retumbó en el estudio con un eco siniestro, tanto, que fue capaz de intimidar al mismo Fugaku Uchiha. Sasuke levantó la mirada irguiendo todo su dorso de paso, dejándose ver más frondoso y alto que su padre – para como yo lo veo no tienes muchas opciones… - y sin decir nada más salió del estudio dando la espalda a su padre, dejándole cualquier reclamo a media garganta.

-¡Sasuke, regresa aquí! ¡No me des la espalda, Sasuke!

Al salir completamente enrabietado y dirigirse hacia las escaleras para refugiarse en su habitación, el joven azabache se topo con un par de ojos azules lagrimosos…

-Sasuke… - fue como contemplar en carne viva los sueños quebrantados. Sasuke inclinó su cabeza y sin más le dio la espalda y subió a prisa las escaleras, solo se dejo escuchar su puerta al azotarse.

Naruto sintió que algo le atravesaba, era un dolor agudo y fibroso que no pudo explicar. Salió corriendo por impulso tras de Sasuke y se adentró en la habitación de este sin preguntar…

-¿Qué ha pasado Sasuke…?

-¿Qué es lo que quieres?

-¿Eh?- Sasuke se puso de pie (pues estaba sentado frente a su escritorio dando la espalda al rubio) encaro a Naruto y caminó hacia él como si los pies le pesaran.

-¿Qué es lo que quieres de mí? ¿Mi fortuna, mi cuerpo o mi alma?

-¿Qué..?- de haber sido forzado a contestar seguramente habría gritado “nada”, más la confusión en su rostro le resguardó y Sasuke se limito a tomar suavemente su mejillas…

-¿Me amas?- Nuevamente esa insistente pregunta sin respuesta.

El corazón de Naruto se tambaleo al no sabes que decir, fue como si los pulmones se le vaciaran, no quería contestar, pues muy en el fondo conocía la respuesta. Sus ojos le delataron, tal como no había querido que lo hicieran, sus sinceros ojos contestaron por él… “no”.

Sasuke le abrazó entonces con menor fervor y más calma de la que había tenido hasta entonces…

-Que lástima… - sostuvo al rubio de los hombros y le miro tiernamente por última vez antes de salir de su habitación, antes de dejarle solo y esta vez… para siempre…
 

2 comentarios :

Anónimo dijo...

AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH POR QUÉ ME HACES ÉSTO???? TwT yo que he sido una buena lectora!! jaaja naa mentira...ya me temía ésto...pero estoy feliz de que si va a sufrir Naruto va a ser a cuenta suya...y Sasuke sabiendo que él no lo amaba va a sufrir menos...(creo) buee naa va a sufrir más pero no se...igual me siento complacida con la situación...porque más tarde quisiera saber que pasará...acaso que va a pasar con Naruto...y los sentimientos de Sasuke...se volverá tan despiadado como Fugaku? desalmado y sin sentimietos como Itachi antes de Deidara? Itachi se irá a vivir en una aldea llamada Akatsuki? se unirá a los rebeldes? bueno, no creo que la aldea del sonido...que pasará? ahhhhh estoy con tantas preguntas...me duele verle así a Sasuke...además no entiendo si Naruto quería antes hacer de Sasuke alguien que sea solo suyo hasta quitarle su misma alma como es que es así??? es acaso un desalmado posesivo que no me importan los sentimientos ajenos? o solo se dejaba hacer...digo abrazar, besar y todo eso por atracción física...al final qué es lo que quería de Sasuke? si es tan bueno, como pudo ser tan egoista? son acaso las hormonas lo que le hacia actuar de ese modo?
Nadywing

Sora Tapia dijo...

AH!!!!
Que coraje, Que triste; Pobre Sasuke en un solo día sus sueños se fueron por el caño. AH!! Naruto te quiero golpear, poque no amas a Sasuke??
Aparecio Kakashi. podria haber KakaIru?? XD
saludos ^^

Publicar un comentario en la entrada

Deja tus comentarios aqui: