Capítulo 42: Y después de la traición…

Hicele la cama a mi enamorado,

hicele la cama sobre mi costado.
-Sasuke… - el rubio había virado su vista hasta el origen del llamado… y ahí estaba; de pie junto a su hermano, habían brotado de entre la neblina que cubría los bosques… parecía tan irreal, que Naruto no pudo creer lo que veía, hasta enfatizar en las oscuras cuencas dilatadas de sorpresa del moreno - ¡Sasuke! – gritó ahora efusivamente al tiempo que se ponía de pie, era evidente la alegría que le impulsó hasta él para cubrirle con un sofocante abrazo. ¡Estaba bien! ¡Sasuke estaba bien!, y de momento, para el rubio no había nada más importante.
-   Na…Naruto. – A Sasuke le costaba trabajo asimilarlo, incluso teniendo el peso completo del rubio encima.


-   ¿Qué ya se conocen? – preguntó el enmascarado a Itachi, quien miraba gélidamente la situación, al grado de no parecer sorprendido, y valla que lo estaba.

-   …

Sasuke deshizo bruscamente el abrazo en cuanto recuperó la razón; la impresión le había dejado desorientado, pero ahora, nuevamente con los pies sobre la tierra, encaró rudamente al rubio y sosteniéndole con rudeza de los hombros le hizo mirar directamente hacia sus ojos, su gesto fruncido y repleto de rabia, con sus pupilas ensangrentadas y las cejas persistentes y duras sobre sus ojos, dejó helado al rubio delfín… hundiéndolo en profundas ganas de llorar.

-   Sasuke… - el moreno lo tomó de un brazo y lo jaló hacia una de las cabañas al fondo de la base.

-   ¿Eh…? ¿Y ahora? ¿Qué? ¡Itachi, no entiendo nada! – el enmascarado, que había permanecido callado al ver pasar a Sasuke remolcando al rubio hacia las cabañas, no pudo soportar la intriga - ¡¿Quién es ese?! – le gritó demandantemente.

-   Es el amante de Sasuke. – le contestó Itachi secamente, dejando a la guardia entera del príncipe conmocionada.

-   ¡Hoooo! ¡Jojo! ¡Pero qué guardadito se lo tenía! Ahora entiendo, por eso tenía esto… - completó diciéndole, mostrándole la espada que hasta hace unos segundos descansaba sobre su hombro. Itachi se sorprendió al verla, esta vez, no pudo ocultarlo tan magistralmente, y al ver su reacción el enmascarado agregó: - No pienso devolvérsela…

-   Quédatela. – sentenció Itachi.

-   Wiii… - aulló feliz el enmascarado - ¿Y… qué hacemos con estos? – dijo señalando con la punta de Fummetsu hacia la escolta del príncipe.

-   Son guardaespaldas… - le aclaró Itachi, dejando todavía más pasmados a los guardias – Sasuke los contrató para que cuidaran de… - el resto se dio por entendido por la forma en la que movió la sien.

-   ¡Ho! Entiendo, ¿los desatamos?

-   No… Si son tan estúpidos como para dejarse atrapar por ti… - el enmascarado se rió sínicamente - …se merecen un castigo.

-   ¡Ho Itachi! Eres muy cruel. ¿Qué les hacemos entonces?

-   Déjalos ahí. Mañana Sasuke verá qué hacer con ellos.
 Sasuke jaló al rubio hasta la cabaña destinada a él al final de la base de la rebeldía, en el trayecto, no le dirigió al rubio ni siquiera una mirada que apaciguara sus desbocadas emociones. Fue un momento de silencio, en el que el dolor propinado por el Uchiha sobre su brazo, le hizo recordar el lugar en el que estaba y las razones por las que buscaba a Sasuke… desterrado… por traición… y ahora, en la base rebelde.

Al llegar al lugar, Sasuke abrió bruscamente la puerta y una vez dentro, impulsó al rubio con tremenda fuerza que casi le hizo caer… Naruto nunca se había sentido tan defraudado.

-   ¡Maldito rey estúpido! – le gritó Sasuke inmediatamente después de cerrar la puerta con tal fuerza que la pequeña cabaña pareció estremecerse - ¡¿Qué demonios pensabas?! – Naruto apenas se reincorporaba, y los gritos que rebotaban en las paredes ya le aturdían, no podía creer semejante palabrería… esto no podía ser real. No podía virar y encarar al orador de tan fatal discurso… ¿Qué podía ser? ¿Cuál era el origen de tan demente juicio? No podía venir de labios de su amor, del motor que hasta entonces le había impulsado a seguir, y que ahora… le destrozaba - ¡¿Puedo saber qué pasaba por tu mente al venir aquí!? ¡¿Por qué no mejor te apuñalas con una daga o te cortas el cuello y me ahorras todo esto…!? – Sasuke nunca en la vida había sentido tanta ira, y simplemente no podía contenerla, un dolor punzante y aberrante se clavaba en su pecho, y ahora esto… la postura de un rey, vestido como un plebeyo y completamente derrotado.

-   Sasuke… - interrumpió el rubio, al tiempo que haciéndose de la esquina del lecho, se dio fuerza para encarar al Uchiha, con sus ojos lagrimosos y el corazón suplicante - ¿Por qué?... ¿Por qué me hiciste esto? – no había rastros en esa mirada de la efusiva alegría de hacia solo un par de minutos.

Sasuke enmudeció al verle, y no existe modo de describir las emociones que denotaba la expresión de su rostro, un rostro que hasta entonces se había mostrado tan neutro. En silencio bajo la mirada, ocultando dentro de lo posible su aspecto, intentando contener la realidad de su sentir. Dio media vuelta con lentitud, esperando tener tiempo para sosegar los espasmos que recorrían su cuerpo, pero el rubio, impaciente, le hacía estremecer al acercarse, podía sentir sus pasos, podía sentirle acercándose… y no quería, no quería que diera un solo paso más… [Clack] Desenfundó su espada, y el brillo metálico de la hoja junto con el seco sonido del rosar del filo con la funda, contuvieron al rubio, dejándole atónito… este era el fin, el momento culminante de toda esta contienda había llegado.

Al tener la espada completamente bajo su mano, Sasuke irguió su espalda, había recuperado la calma al sentir al rubio quieto detrás suyo, y ahora, con el filo del arma como estandarte, daba media vuelta, para encararle… más los nervios le traicionaron, al encontrar a Naruto completamente erguido y dispuesto a solo un paso de él… ¿En qué momento se acercó tanto? ¿Cómo fue, que no pudo sentirlo?... La punta de la espada se afianzó sobre al abdomen de Naruto, un leve impulso y el arma atravesaría su piel, más el delfín no se movió, manteniendo su mirada firme sobre los ojos del Uchiha.

-   ¡…! – Sasuke estaba aterrado, sabía lo que tenía que hacer, atravesaría su pecho con el acero, y todo habría terminado, sabía que tenía que hacerlo, y que la única forma de zafarse de tan fatídico compromiso, sería la muerte, misma que no aceptaría de nadie, ¡de nadie!, más que de aquel, a quien de vivir consagraría su vida… Le retó con la mirada en cuento tuvo conciencia de ello, esperando que la efusiva energía que el rubio destilaba, y las increíbles ganas de vivir que adornaban sus ojos, le resolvieran a hacer su deseo realidad, y terminar por fin con esta carga. Pero en cuanto afianzó la punta del arma sobre la barbilla del rubio e hizo la mueca más desafiante y burlona que se había atrevido a mostrar… el rubio heredero de la corona sonrió… y con la gracia de un ángel, inclinó su frente y extendió sus brazos… sin tener la más mínima intención de defenderse… - ¡Nooooo! – Sasuke enloqueció entonces, soltando a la frente de Naruto un grito desgarrador - ¡Tú debes pelear! ¡Levanta las manos y defiéndete!
– El rubio apenas si se movió, balanceando su sien levemente en una negativa No… - ¡Defiéndete! ¡Defiéndete maldita sea! – la desesperación en los gritos del Uchiha era contundente, era tanto el desgarre de su voz, que Naruto no pudo contener el par de lagrimas que se barrieron de sus ojos, incapaz de enfrentarlo, cansado y dolorido - ¿Por qué…? ¡¿Por qué Naruto?! ¡¿Por qué llegas tan lejos por mí?! – le cuestionó el moreno, impactado, colérico y nervioso, no podía contener más la pena que su corazón encerraba… estaba completamente en pánico.

-   Porque más… - contestaba el rubio sonriente, con la voz quebrada y los ojos severos y firmes, brillantes contendores del llanto – que… por amor.

[CLANK] Se escucho el caer del metal del arma que los distanciaba. Sasuke le había dejado caer para poder aprisionar con ambas manos el rostro del delfín y callarle… con un beso, pues esta sinuosa confesión del príncipe había quebrantado en él toda determinación. Naruto le recibió estupefacto. Y dejándose dominar por el impulso, se aferro a su espalda, recibiéndole gustoso, como al agua después de una sequia, con la debida desesperación del famélico, del hombre que hasta hace un segundo se hallaba varado en un inmenso desierto.

Era tal el frenesí de sus almas que las fugas de sus besos y el rosar de sus manos les eran escasas… no existía forma de unir sus cuerpos, como lo estaban sus corazones, su espíritu sosiego y frenético a la vez, desesperado por mezclarse, por ser uno de lleno y confundirse a la luz… ciegos de fervor y anhelo.

-   ¡Sasuke! – le aludió el rubio desesperado, incrédulo ante la realidad, con la idea aún, de que solamente podía tratarse de un cruel sueño, en el que se les había permitido unirse, en el que por fín, sin ninguna atadura, se les apremiaba con la posibilidad de desgarrar sus gargantas llamándose incesantemente con el nombre del amor.

-   Naruto… - suspiró Sasuke, al tiempo que aprisionaba su frente contra la suya, suprimiendo con fuerza sus cabellos, obligándole a mirarle, aullándole con la mirada ¡Estoy aquí! ¡Estoy aquí! ¡Todo esto es real, y finalmente ESTOY AQUÍ! – ¡Te amo! ¡Te amo, Amor! ¡Te amo! – le repetía fuertemente, con remordimiento y dolor adornando su voz y sus pupilas.

-   … - Naruto se abalanzó hacia él para besarle nuevamente, - Te amo Sasuke… - le dijo suavemente tras el beso, sosteniéndole tiernamente de su nuca, adornando sus labios con una cálida sonrisa. Las manos del moreno que yacían persistentes sobre sus mejillas y sus labios se distanciaron lo suficiente como para sentir la calidez húmeda proveniente de sus bocas disiparse sobre sus rostros… no podían contenerse… la felicidad de ese contacto… la calidez… la loca satisfacción que agitaba sus corazones.


Se besaron, devorando sus lenguas que se enroscaban como serpientes en llamas… tocaban sus cuerpos de arriba abajo, cerciorándose… como intentando convencerse de su mutua presencia, iban desde los muslos hasta las puntas alocadas de sus cabellos… tocando todo cuanto estuviera a su paso, sin separar sus pechos, como si al distanciarse se distanciaran sus sentimientos… sus bocas hambrientas, estallaban en contactos que ponían fin a toda queja y a todo suspiro… desnudando sus cuerpos torpemente, necesitados por sentir la piel ajena, desabotonando rápidamente toda prenda, dejándose mutuamente, de a poco, sin envoltura. Hasta que finalmente se hallaron desnudos el uno frente al otro, en medio de una atmósfera ardiente, con el redoble de sus pechos como fondo, y la humedad desprendida de su agitado aliento sobre el bochorno de sus rostros…

-   Sasuke… - Naruto jamás había dicho su nombre de esa manera, deseoso, exaltado, bajo el veneno adormecedor y excitante del amor. Paso su brazo sobre el cuello Uchiha, invitándole a seguir, acercándose lentamente para besarle, a lo que Sasuke reaccionó enérgico, arremetiendo con un ardiente beso, y levando de paso sobre sus brazos su peso, levantándole de las caderas unos instantes, destilando a chorros el frenesí que le producía poder sostener de los glúteos al rubio príncipe y bajarle lentamente, recorriendo su cintura y su espalda, sintiendo con ardor el rosar de aquel erecto miembro sobre su abdomen… estando a punto de enloquecer, o de perder el corazón en un estallido increíblemente placentero. Una vez que hubo devuelto a la tierra al enrojecido monarca, acarició levemente sus glúteos, beso su frente y le encaminó suavemente hacia el lecho, en el que le dejó caer apenas tuvo oportunidad, se dejó caer tras él, sobre su abdomen, dejando sus pechos confundirse y soldarse con el sudor de sus cuerpos, enroscando sus piernas y perfilando, cuidadosamente su miembro, sobre el de Naruto…

-   Naruto. – le dijo suavemente, mientras tomaba entre sus dedos la última prenda que colgaba del cuello del rubio príncipe, (el tan afamado collar) para contemplarla robándole a la pasión unos segundos, decidiéndose a ignorarla, para besar de lleno los carnosos labios de su amante, mordiendo por turnos cada labio, divirtiéndose con el movimiento de sus caderas y los gemidos que apremiaban sus acciones, sofocado en un afanoso abrazo, pues el rubio, le había enjaulado entre sus brazos, y ahora, finalmente respondía a sus besos con voracidad, propiciando cada contacto y revelándose en contra de distanciar su aliento…

Sasuke llevó su boca al cuello del rubio, lamiendo cuanta piel se pusiera en su camino, embriagándose con su aroma… mientras llevaba una de sus manos a su entrepierna, haciéndose de su pene, para oprimirle dentro de su puño, contra el de Naruto, retorciéndose de placer inmediatamente…

-   ¡Ha! – dejó escapar un grueso gemido de satisfacción, al tiempo que Naruto había comenzado a retorcerse…

-   ¡Mmm! – resistiendo la intensidad de estas nuevas sensaciones, acaparado por el calor del duro miembro de Sasuke - ¡Mm!... ¡Gmm!

-   ¡Haa! – gimió audiblemente Sasuke, dejando caer su frente junto al rubio, dejando sus labios precisos frente al oído de Naruto, permitiéndole escuchar, de primera mano, su placer – Naruto… - el delfín sintió un estruendo eléctrico recorrerle todo el cuerpo, llevándolo a aferrarse al cuerpo de Sasuke con gran fuerza, haciéndole soltar involuntariamente un grito ahogado que desafeo la agudeza de su voz…

-   ¡Haaaa! ¡Sasuke! – era lo más ardiente y erótico que el Uchiha hubiese escuchado, y sorprendido por este enérgico arrebato de pasión, de su ahora, compañero de sábanas, detuvo el exquisito masaje sobre ambas hombrías, para distanciarse del rubio tanto como la longitud de ambos pares brazos se lo permitiera, observarle embelesado por la belleza del contraste de su piel, el carmesí del rostro y pecho ajeno, y el brillo de las azules cuencas del rubio, que le hipnotizaban… Dirigió ahora sus labios a su pecho, besándole, lamiéndole, mordiéndole… recorriendo con su lengua la longitud de tan firme y espléndido dorso, concentrándose en los pezones y el ombligo, acariciando al tiempo sus brazos, hundiéndose lentamente entre aquellas piernas… cuando hubo llegado al ombligo del monarca, introdujo en el mismo su lengua, intentando distraer al rubio de lo que era su verdadero objetivo… llevó sus manos a aquellas piernas, y sosteniendo ambos muslos, abrió el compás del rubio, tanto como este se lo permitió… disponiéndose a descender siguiendo el sendero que las líneas que los músculos del rubio le formaban… ignorando dentro de lo posible el húmedo y rígido miembro del príncipe, (que se erguía señalando el ombligo) rosándole apenas, con la punta de la nariz… divirtiéndose con la longitud de su éxtasis, hasta afianzar su lengua en el lugar en el que los testículos terminan y comienza la erección, para lamerle de tajo, hasta la punta. - ¡Mmm! – el delfín se estremeció, curvando su espalda, sorprendido por la eléctrica sensación, que le había hecho aferrarse al lecho y aprisionar un puñado de los negros cabellos del Uchiha - ¡Sasuke! – suplicó al moreno, que seguía lamiendo aquel pene con una creciente satisfacción, sorprendido por la dulzura del sabor del rubio, deseoso de más, hasta llegar al punto, en el que introdujo cuanto pudo el miembro del rubio en su boca - ¡Haaaa!¡Sasuke! – pedía a gritos una tregua el príncipe, aterrado por lo placentero de las sensaciones, la increíble tención de su cuerpo y los espasmos involuntarios que le hacían sacudir la cabeza contra el lecho, y morder sus labios hasta hacerlos arder del desgarro - ¡Sas… Sasuke! ¡Ha! – más los alaridos de súplica del rubio, solo estimulaban las ansias del moreno, que devoraba enérgico aquel miembro, masajeándole con la lengua, haciendo figuras sobre su punta, y recorriendo con sus manos la longitud de la ya rojiza extremidad, a costa de enérgicas engullidas y aberrantes chupetones, que habían acelerado peligrosamente la respiración del rubio, y le hacían contorsionarse de un lado a otro, mover repentinamente y con brusquedad sus caderas, como si un énte ajeno halara dementemente  de ellas, y aferrarse con más y más fuerza a los cabellos del moreno, impidiéndole alejarse y exigiéndole, aún en contra de las palabras del rubio, que continuara - ¡Haaa! ¡Haa! ¡Ha! ¡Sasuke! ¡Sas…! ¡Ha! – Absorto por los coléricos gemidos del rubio, el Uchiha encaminó sus ojos a su rostro, para enredar con los suyos sus ojos, pues el rubio le miraba fijamente, retorcido de placer, con la quijada sobre su hombro, completamente enrojecido, con su cuerpo entero repleto de bochorno… - Sasuke… - le dijo levemente, aprovechando que sus ojos se encontraron… - ¡HAA! – más exaltado, el Uchiha solo atinó con engullir fuertemente aquel miembro, para librarse de aquella mirada, que estaba a punto de llevarle al colapso, consiguiendo que el rubio se retorciera nuevamente, curvando con potencia su espalda, soportando su peso con su cuello y cerrando fuertemente sus ojos, pues inconscientemente el rubio aprisionaba el orgasmo, temeroso y a la vez, adicto a la electrificante tensión de su cuerpo. Sasuke se irguió sobre el cuerpo del rubio, para tomar dominante su rostro, y besarle con aún más pasión, si es que era posible… y al besarle, se percató de lo caliente del rostro del rubio y del resto de su cuerpo, de lo embelesado que estaba y lo apacible de su actitud… semejante a una fiera domada, Naruto se encontraba sosiego ante los deseos de Sasuke, pues lo demandante del reciente placer que había experimentado, así como la fuerza empleada en tan fervientes contracciones, le habían dejado exhausto… momento que no podía ser más perfecto y provechoso para el Uchiha, pues aprovecharía este embeleso del monarca, para hacerle suyo completamente. Direccionó su dolorido miembro; que hacía segundos se contraía deseoso por sí mismo, enviando tremendas punzadas dolientes que le calaban los huesos y cortaban su respiración, hacia la entrada del rubio, rosando su punta contra los testículos del rubio al descender y posicionarse ante esa estrecha cavidad… Levantó entonces las piernas del rubio, para poner a una cómoda altura sus caderas y permitir que su miembro se afianzara por si mismo entre los glúteos del príncipe, dejó bajar sus caderas lentamente, esperando adentrarse en el rubio y apaciguar su brama testarudo… pero la entrada era increíblemente estrecha, y solo la punta de su miembro fue testigo del gran calor que Naruto resguardaba entre sus piernas. Sasuke se desconcertó, pues desconocía por completo la forma en la que los hombres consumaban tal acción, así que dejaría el resto a su instinto, inquieto, pues Naruto recobraba sus fuerzas, y con ello la sobriedad… haló una vez más las caderas del rubio - ¡Waa! – y encorvó su espalda, hasta tener las rodillas ajenas sobre sus hombros, para lamer nuevamente aquel miembro - ¡ha! – obteniendo una impulsiva contracción del rubio, descendiendo a los testículos, para meterlos entre sus dientes como a un par de frutas frescas… y de ahí, con la punta de su lengua, delineó el camino hasta la entrada del rubio, sobre la cual poso la dimensión completa de su lengua, cubriendo con ella toda la entrada, salivándole como un perro agitado, mientras aprisionaba las caderas del rubio entre sus brazos… Sasuke continuo lamiendo la entrada del rubio hasta el inicio del miembro, lo cual parecía producir en Naruto un inquietante cosquilleo, pues era visible en esta posición, para él, su sonrisa y la gracia que esta acción parecía producirle, pues el rubio estiraba cuanto podía su cuello, mordía su labio inferior, aspiraba sonoramente y sonreía, sucesivamente, repitiendo esta acción el tiempo que Sasuke dedicó a esta caricia.  Una vez que su lengua se había cansado de dar masaje a tan intima parte, dejó resbalar lentamente las piernas de sus hombros, guiadas por el propio peso del rubio, quien en ese momento poco era lo que miraba a Sasuke, concentrado en sentir con su mano sobre su pecho, la inquietud de su corazón, Naruto estaba contento y podía verlo ampliamente, conciencia que le llenó de gusto y le convenció de la pureza de su acto, la veracidad de su amor… y una vez que las caderas del rubio se encontraban sobre sus muslos, redireccionó su por demás engrosado miembro, hacia la entrada del rubio, ahora húmeda y resbaladiza… sostuvo las caderas del mismo y le atrajo aún más hacia él, consiguiendo que sus glúteos chocaran con su pelvis, y que Naruto le mirara directamente, aún con todo ese clamor sobre su rostro… Sasuke embistió al rubio, consiguiendo que una pequeña parte de su miembro entrara y que la expresión del rubio cambiara drásticamente, ahora sin embeleso en la mirada y con un visible susto bajo sus cejas, era claro que resultaba doloroso, pero no podía detenerse, no quería hacerlo, afianzó aún con más fuerza al rubio y le envistió impulsándose con sus muslos y caderas, distanciándose del lecho y alzando a la vez gran parte del cuerpo del rubio con él - ¡HAAAAA! – gritó Naruto, haciéndose con gran fuerza del lecho, sintiendo como las puertas de sus adentros se abrían dolorosamente.

-   ¡Haaaa! – aulló Sasuke, al sentir la fuerza con la que las paredes del rubio aprisionaban la longitud de su miembro entero… un escalofrío le recorrió propiciando el orgasmo, mismo al que el Uchiha se negó, congelando su cuerpo en espera de que acabara tal estremecimiento, más las manos y piernas del rubio le interrumpieron alejándole con fuerza, haciéndole salir, quebrantando tan cálido e ineludible contacto. – Naruto… - le llamó Sasuke, de entrecortadas respiraciones y se acercó a su rostro para besarle tiernamente, pues no podía explicar sus acciones con palabras, lamentaba provocarle dolor, pero esperaba que el rubio pudiera perdonarle… siguió besándole y comenzó a masajear nuevamente su miembro, esperando que este interrumpido enlace no derivara en un trago amargo, besaba sus hombros y su mejillas para hacerle olvidarlo lentamente, al tiempo, que con sus manos guiaba al rubio a girar sus caderas y quedar boca abajo sobre el lecho, el rubio se sostuvo sobre sus codos y torció su cuello para seguir besándole…

-   Sasuke… - le dijo suavemente, mientras Sasuke besaba con ternura sus hombros, acariciando sus brazos, y descubría su nuca para morderle y delinear con su lengua aquella espalda, provocando escalofríos delirantes en el rubio príncipe, continuó así, mientras se hacía nuevamente de sus caderas, y descubría de entre sus glúteos la rosada entrada del rubio. Empinó su miembro hacia ella y poco a poco, se adentró en él - ¡Haaa! – Naruto dejó caer su frente de dolor y se aferró con fuerza al lecho, mientras Sasuke se abría paso en su interior, impulsando con fuerza sus caderas, sosteniéndole de los muslos, bloqueando las salidas del rubio, dejándole completamente a su merced bajó la corpulencia de su cuerpo hasta adentrarse completamente. Una vez dentro Sasuke comenzó a moverse, premiando al rubio con los roncos gemidos que involuntarios brotaban de su garganta.

-   ¡Ha! ¡Ha! ¡Naruto! – besó entonces su nuca y mordía ocasionalmente sus hombros… envistiendo con tal persistencia, que el dolor provocado por la intromisión en el rubio, comenzaba a desvanecerse, seguido de una ardiente picor que le hacía gemir.

-   ¡Hum! ¡Ha! ¡Hummm! ¡ha! Sasuke… - volteó su rostro para besarle, apenas si podían hacerlo, Naruto había comenzado a disfrutarlo y ahora gemía con tal agudeza que no pedía nada a los alaridos placenteros de una doncella  - ¡Mmm! ¡Hummm! ¡hum! ¡Ha! ¡Haaa! – Motivado por el placer, Sasuke atrajo hacía sí el cuerpo del rubio, teniendo a su altura su dorso, encontrando su pecho con la espalda ajena, provocando que el rubio se irguiera y se sostuviera con una mano de su negra cabellera y con la otra de su mano, con la que aún sostenía sus caderas y las hacía chocar violentamente contra las suyas en un vaivén que parecía no tener fin - ¡Haa! ¡Ha! ¡ha! ¡Hum…! ¡Haaa! – más apenas comenzado este trance delicioso, una oleada frenética proveniente de la entrepierna del moreno, le impulsó a embestir con demencial fuerza al rubio, regresándole del impulso bruscamente sobre el lecho - ¡Haaa!

-   ¡Hammm! – gruñía bajo el éxtasis Sasuke, mientras embestía al rubio impulsivamente, incapaz de frenar las sensaciones que dominaban sobre su cuerpo - ¡Ha! ¡Ha! ¡Ha!

-   ¡Ha…! ¡Ha…! – Naruto se sostenía con sus brazos, yendo adelante y atrás impulsado por la fuerza de las caderas del Uchiha, que chocaban violentas sobre sus glúteos - ¡Ha!... ¡Ha! – de momento lentas y repentinamente con gran violencia… -¡HA! ¡HA! ¡HA! -parecían complacidos con este ritmo y habrían seguido así toda la noche de ser posible, más un potente espasmo atrapó a Sasuke, haciéndole convulsionarse…
-   ¡Haaa! – momento en el que, sin detener las frenéticas estampidas, se hizo de las caderas del rubio, le volteó sobre el lecho con fuerza, siendo rodeado por aquellas piernas, para masajear al ritmo de las estampidas el miembro de Naruto y llevarle consigo a la locura.

-   ¡HA! ¡HA! ¡NO! ¡NO! ¡SASUKE! ¡HAAAA! ¡HAAAA! ¡ME MUERO! ¡SAS… SASUKE! ¡HAAA!

-   ¡HAAAAA! ¡HAAAAAAA! ¡NA…RU…TO! ¡HAAAAAA! ¡HAAAA! – Las envestidas se tornaron tan rápidas que ambos perdieron la noción, solo podían sentir el calor y la comezón que les hacía moverse tan frenéticamente hasta que… - ¡HAAAAAAAAAAA!

-   ¡HAAAAAAAAAA! – ambos culminaron con un violento estallido que convulsionó sus cuerpos con tal demencia que Sasuke se movió tan rápido que creyó desfallecer por la falta de aliento y Naruto tensó tanto su cuerpo y se contorsionó de tal forma que sintió que sus músculos se desgarrarían, pero al final… la calma que inundo sus cuerpos…  – Haa… Ha…

-   Haaa… - …les hizo suspirar. Con una sonrisa besaron sus labios y dejaron que el cansancio les venciera, sintiendo sus cuerpos sudados uno sobre el otro, vencerse suavemente, como sobre las calmosas aguas de un lago… no había nada más, solo ellos, sonrientes y dormidos bajo el calor del cálido abrazo de su amor consumado… solo ellos… nada más.

 

15 comentarios :

Anónimo dijo...

HOOOOOOT!!!!!

demasiado bueno el capitulo..... que manera de disfrutarlo Dios!!! sorry me dejo mal el lemon... xD

el esperando encuentro al fin..... se dijeron que se amaban y todo... lindos.... nose que viene ahora, pero se que no sera todo color rosa D:

animo!

Anónimo dijo...

Waaaaaaaaaaa! La hora de la verdad se acerca no voy a soportar hasta tu próxima actualización sin volverme loca.

Espero no tardes, es mas espero que lo subas mañana mismo (ok, no) Cuando quieras pero pronto por favor!

Anónimo dijo...

Despues de 40cap porfin llegamos a la bueno. esta exelente felicidades!!!!

Anónimo dijo...

hyuuuuuuu^^
reelerlo fue todo un festin y mas con las geniales imagenes que nos otoorgaste,dejando pequeña a mi tan usada imaginacion, esta lectura didactica que nos entregas es toda una msrsvilla.
espero seguir leyendo mas y que el sasunaru prevalesca por siempre jejej..y mas si es en son a tuus capacitadas manos ^^.
espero mucho mas de la historia, y como dije, que sigas este grandioso fic^^
cuidese mucho
atte.
KiRiZaRi_Hotachi=^^=

Kiyu_Unmei dijo...

Leerlo de nuevo fue la gloria >0<. La hemorragia nasal ke tuve fue masiva @o@, se complemento todo desde la escritura hasta esas imagenes de infarto. Ahora voy a kerer ke todos los Lemon sean asi ¡Modo Pervertida On! Me imagino ke despues de descomunal entrega los pececitos de Sasuke lleguen a buen puerto, jaja. Sacando de lado el Lemon, fue re lindo el reencuentro y como no pudieron callar ese Amor ke los Une. Ahora a esperar el curso de las cosas, eso si siempre juntos.
La espera para la continuacion va a ser una tortura. Espero ke no tardes, si??

Leairiux dijo...

Gracias por el comentario. Que bueno que te haya gustado, y bueno, el resto ya se verá

Leairiux dijo...

Bueno, no fue al día siguiente, pero ya está. Que bueno que te guste, y gracias por el comentario.
No pierdas la cabeza, por favor, jeje.

Leairiux dijo...

Me haces pensar que solo este capítulo ha estado bueno, T_T, na no es cierto, muchas gracias por el comentario.

Leairiux dijo...

Wow, muchas gracias por tus palabras, me alegra que te guste.
Espero seguir leyendote por aqui.

Leairiux dijo...

Gracias por seguir el fic hasta aqui, y más aún por tener tanta paciencia.
me alegra que siga gustandote, y bueno, se hace la lucha por actualizar constantemente.
Gracias por tu comentario.

kykyo-chan dijo...

por el amor de alaaa estuvo demasiado genial el cap y ese lemon mas las imagenes me dejaron con efectos mentales de querer leer mas a lo cual voy a hacer verdad muy bueno y perdon por no comentar en todos lo cap pero no me da tiempo en la mayoria XD

Anónimo dijo...

OMG...quedé en shock...como te dije hacia mucho que no veía SN.....así que con las explícitas imágenes...me quedé atónita! no sabia que decir...creo que estaba super exhausta...no se como explicarlo es que era yaaaa muuuy hard xD jajajajajajja como sea te felicito estuvo muy bueno el encuentro...como te dije...Sasuke te queda de pelos...ahhh el ShikaTema!!! por Dios...mi par favorito! por favor no les olvides!!!
bueee ya pasaron dos días desde que leí el lemon...ahora estoy más tranquila...xD jajajaaj
matta ne!
Nadywing

Anónimo dijo...

hola, solo pasaba para decirte que esta muy bueno este fic, me dajaste con una emocion que bueno espero y todo termine bien para mi naruto y mi sasuke, y gracias por regalarnos este lindo fic, me encanta tu inspiracion :)

Hotaru tomoe dijo...

;w: hay mi dios esto fue hermoso el teme y naru se dijeron lo que sentian , me muero por saber la verdad , donde esta dei ? y el hijo de este , itachi y sasuke son malos ajjajaja ?
ewe amo tu historia

Sora Tapia dijo...

No sabes cuanto he esperado por leer por fin este capitulo, cuando empece a leer este FF en Amor Yaoi, jamas pude leer este capitulo, siempre estuve en la espera de que habia ocurrido cuando Sasuke aparecio, siempre pense que al final habia despreciado a Naruto, y ahora leer que no solo por fin se dijeron que se aman sino que al fin hubo lemon, ahora ya no creo que la tal traición se pudiera llevar acabo, ame los gif, le dan tal realismo a la narración que no te imaginas >///////<

Publicar un comentario

Deja tus comentarios aqui: